Científicas con tacones: la ciencia es sexy!

¡Qué casualidades! El jueves por la noche hablaba con unos compañeros del papel de las mujeres en la ciencia y cómo las políticas de integración varíanentre los distintos países (España, Alemania, Canadá, Suecia…  semos asín de intennacionales), desde la falta de políticas concretas hasta la discriminación positiva. Y hete tú que el viernes me encuentro con esto:



Aunque dure sólo un minuto, merece la pena que analicemos el argumento: tres jóvencitas de buen ver avanzan, con sus vaporosos vestidos y sus tacones de 15 cm, por una especie de pasarela de moda, marcando el paso y despertando el interés de un apuesto investigador. Sabemos que a pesar de ser tan guapo, estamos delante de un investigador porque el guionista ya se ha encargado de insinuarlo sutilmente poniéndole bata blanca y haciéndole mirar por un microscopio, para que no haya dudas. ¡Ah, y lleva gafas! La sutileza y el buen gusto continúan con una especie de cortejo en que las tres féminas se contonean, hacen poses de modelo y ponen morritos mientras se ríen de esa forma despreocupada que sólo te da el ser divina de la muerte. 

Para que no se nos olvide que esto va de ciencia, mecheros Bündsen, probetas y símbolos químicos van apareciendo de fondo. Pero también lápices de labios, polvos de maquillaje, y laca de uñas, todo con un fondo rosa intenso. ¡Rosa! Sin ninguna duda, estamos delante de la obra de un genio de la publicidad “Señor director, ¿cómo haremos para que se sepa a quién va dirigido el anuncio?” “Es para chicas, ¿no? Pues ponedlo todo rosa!!” Lo dicho, un genio. Al final, nos confirman, por si acaso, que sí, que la ciencia es una cosa de chicas. Y por si alguien no lo había entendido todavía, la “i” de ciencia es un pintalabios. ¡Qué final, qué sutileza, qué dominio del mensaje subliminal!

Esta pequeña obra de arte forma parte de una campaña de la Unión Europea para hacer la ciencia más atractiva a lasmujeres. El viernes, las redes sociales ardían, hasta el punto que la UE acabó retirando el vídeo (por suerte alguien se encargó de recuperarlo, veremos cuánto dura). Algunos insinuaban que la campaña estaba en realidad dirigida a atraer a los hombres (tendría más sentido), mientras que otros se resisitían a creer que fuera en serio, y apstaban por que se tratara de un viral. Ya sabéis, como aquel del Amo a Laura. Pero no. La realidad es que alguien en Bruselas ha decidido que para atraer a las mujeres a la ciencia, lo mejor es hacerles ver que no es incompatible con ser sexy, con los tacones, los pintalabios y la frivolidad. Magistral.

Yo, cada vez que veo uno de estos anuncios tan logrados, no puedo evitar imaginarme al responsable de la campaña que, tras presentarle las diferentes propuestas, levanta la ceja y dice “Mmm, sí, me gusta. ¡Descartad el resto de propuestas, esto es lo que buscamos!”

4 Comments

Deja un comentario