La expansión del bosque en los parques nacionales, en “The Conversation”

Hoy, coincidiendo con el Día Internacional de los Bosques, tengo el honor de estrenarme como autor en “The Conversation“, la plataforma de divulgación que aúna rigor científico con escritura de tono divulgativo, y en el que la Universitat de Lleida es entidad colaboradora.

Me estreno con un artículo, escrito junto a Lluís Coll, sobre la expansión del bosque en los parques nacionales de montaña, en colación a un estudio reciente que hemos publicado en nuestro grupo. Analizamos que el paisaje de los parques nacionales no es estático, sino que está sujeto a fuerzas muy similares a las que han sufrido y sufren los ecosistemas de montaña en general, más allá de la protección del entorno que supone ser declarado parque.

Por todo ello, hemos podido ver que el bosque se está extendiendo en los principales Parques Nacionales de Montaña (Picos de Europa, Ordesa y Monte Perdido, y Aigüestortes i Estany de Sant Maurici), y analizamos las principales consecuencias que puede tener esta expansión del bosque.

Sin más, os dejo el enlace a “The Conversation”, espero que os guste el artículo, y que sea el primero de muchos.

¿Es buena noticia la expansión del bosque en los parques nacionales? | The Conversation

Estado de los bosques europeos 2020

Este viernes se publicó el resumen con los principales resultados del informe “State of Europe’s Forests 2020“, una iniciativa de ForestEurope, la “marca” de la Conferencia Ministerial de los responsables de política forestal en Europa, con 47 miembros. El informe se publica cada 4 años, aunque esta vez se ha retrasado un poco, ya que el último data de 2015. De hecho el informe completo aún no está publicado, y lo que tenemos entre manos es un “resumen para policy-makers”, pero es más que suficiente para dar una pincelada de cómo les va a los bosques europeos. Vamos a comentar un poco algunos de los datos:

El bosque en Europa

Lo primero que llama la atención es que el bosque europeo sigue ganando terreno, aunque el ritmo parece que se está desacelerando. La superficie forestal ha aumentado un 9% desde 1990, y ocupa ya 227 millones de hectáreas, el 35% de la superficie de Europa. En contra de lo que algunos pensarán, esta expansión se debe sobre todo a colonización de terrenos abandondados, y las repoblaciones sólo suponen una parte residual. 

De esas 227 millones de hectáreas, casi la mitad son de coníferas, y el 40% de frondosas, con sólo alrededor del 20% de masas mixtas de coníferas y frondosas. Dos tercios de los bosques europeos tienen al menos dos especies de árboles, y las plantaciones cubren sólo el 3.8% de la superficie (aunque reconozco que no he encontrado cómo definen plantación). Además, el 66% de los bosques europeos se regeneran de forma natural, sin necesidad de plantaciones (algo que seguramente poca gente adivinaría).

Pero no sólo aumenta la superficie de bosque, también el volumen de biomasa (y por tanto carbono) que almacenan. Desde 1990, el volumen medio ha pasado de 129 m3 a 169 m3/ha, un aumento considerable. Del total de crecimiento anual (lo que conocemos como posibilidad), se corta alrededor del 70%, aunque el resumen no entra a valorar diferencias entre zonas dentro de Europa, que imagino deben ser enormes. En conjunto, los bosques europeos siguen actuando como el principal sumidero de CO2 de Europa, y cada año secuestran 155 millones de toneladas de CO2, el 10% de las emisiones totales del continente.

La salud de los bosques europeos

Hasta aquí las buenas noticias. Pero el informe también muestra que la salud de los bosques europeos parece estar deteriorándose, y hasta un 19% de las parcelas estudiadas están sufriendo defoliación. Alrededor del 3% de los bosques han sufrido daños importantes por viento y nieve (su incidencia está aumentando mucho), insectos, herbívoros o incendios y sequías. Aunque no dan datos de cada uno de los factores, si que dicen que las sequías e incendios son los que más están aumentando, algo que también se ha visto en el Assessment Report de MedEcc para la cuenca mediterránea.

Los servicios que prestan los bosques europeos

El 53% del bosque europeo es público (de nuevo, sabemos que hay enormes diferencias entre países) y el 70% es accesible al público, lo que contribuye a que los servicios asociados a usos “sociales” estén aumentando en importancia. No he conseguido saber exactamente qué servicios consideran aquí, ya que parecen incluir recogida de setas y usos recreativos, pero también usos como la caza o pesca. Habrá que esperar al informe completo para ver los detalles.

En cualquier caso, se producen cada año 550 millones de m3, con lo que la productividad media, si consideramos la superficie que he mencionado antes, sale a aproximadamente 0.5 m3/ha y año, aunque ya os adelanto que hacer la media con estas cifras es poco menos que un disparate. El valor de esa madera es de unos 21.000 millones de euros, aún muy superior a los 4,000 millones de los bienes no maderables (castañas, corcho, resinas, frutos, carne, miel…). El consumo medio de madera también ha aumentado hasta los 1.1 m3 por habitante y año, aunque en Escandianva se llega casi a los 3 m3 por persona y año. Aún asi, el número de empleos que generan los bosques se ha reducido de 3 millones en 2015, a 2.6 millones en 2020, y continúa en tendencia descendiente al menos desde el año 2000.


Cada vez más madera, y menos empleos. ¿Casualidad? No lo creo…

Algunas conclusiones

Como decía, el hecho de que se den las cifras medias para toda Europa esconde las enormes diferencias regionales, sobre todo entre los países del norte, donde hay mucho bosque pero también mucho aprovechamiento del mismo, y los del sur o sudeste, donde el volumen de cortas y el rendimiento económico son mucho más bajos. Habrá que esperar al informe completo, que seguramente se presente en la Conferencia de Ministros del ramo, que se prevé, Covid mediante, para abril de 2021 en Bratislava (Eslovaquia). De momento, confirma tendencias que ya se ven hace años: cada vez hay más bosque, y cada vez crece más en volumen, mientras que el aprovechamiento de los bosques y su importancia como generador de empleo no dejan de disminuir. Al mismo tiempo, y quizá relacionado con ello, el estado sanitario de los bosques europeos va empeorando, y ya tenemos 1 de cada 5 hectáreas con signos de defoliación. Una vez más, será revelador ver el desglose por países y regiones. Cuando se publique el informe definitivo, volveremos a comentarlo por aquí.

Descanse en paz, Don Joaquín

Hubo un tiempo, cuando aún escribía por aquí regularmente, en el que este blog tenía una sección entera dedicada a Quino. Quinoterapia, se llamaba. Se llama, vaya, que aún existe.

Ya conté en su momento que conocí a Quino en los años de BUP. No ha llovido, ni nada. Nunca fui de cómics de Marvel ni DC, pero en cambio crecí devorando Astérix, Lucky Luke, Mortadelo, e incluso Tintín (que nunca me gustó, pero los devoraba igual). Pero Quino era otra cosa. Me hizo descubrir que una viñeta podía hacerme sonréis mientras me anudaba el estómago. A mis 16 años, en plena etapa existencialista, Quino entró en vena, y ya nunca se fue. Hasta ayer, claro.

Y ahora que Quino – o Joaquín Salvador Lavado, quién sabe – nos ha dejado, habréis visto numerosos titulares: “muere Quino, creador de Mafalda”. Y sí, pero no. En realidad está todo mal. Porque Quino no puede morir, como no pueden morir los genios. Hoy repasaba algunas de sus obras, y es que no pueden estar más vigentes. Y porque Quino es Mafalda – obviamente – pero es mucho más, muchísimo más. Y mira que Mafalda son palabras mayores.

En fin, que ahora que ya no escribo ni para mi sesión mensual de Quinoterapia, no quería dejar al maestro sin un humilde recordatorio. Y para aquellos que afirman que los Simpson predicen el fututo, miren cómo Quino predijo esta mierda de año.

Quién sabe, quizá la Quinoterapia me haga volver al blog. Es lo mínimo que se merece.

Descanse en paz, maestro. Y gracias.

El forestal amable

Hace unos cuantos años me dio por frecuentar foros de las asociaciones denominadas escépticas, asociaciones como la ARP o el Círculo Escéptico, que buscan fomentar el pensamiento crítico y combatir las pseudociencias. Recuerdo que en aquella época causó bastante revuelo una charla que dio Phil Plait, astrónomo y reputado divulgador, en la conferencia TAM8, que reunía a lo más granado del mundo escéptico americano. Plait comenzaba su charla, que se popularizó bajo el nombre de “Don’t be a dick” (no seas un capullo) haciendo al público dos preguntas. La primera, que cuántos de los allí presentes habían creído, en algún momento de su vida, en una pseudociencia. A pesar de estar hablando frente a un público escéptico, unas cuantas manos se alzaron. La segunda pregunta era cuántos de los que tenían la mano levantada habían dejado de creer porque alguien les había cógido de la solapa y les había gritado a la cara que eran unos estúpidos e ignorantes por creer en eso. Todas las manos se bajaron.

Violent Shake GIF - Shakingperson Violentshake GIFs
Escéptico tratando de convencer a su cuñado de que el wifi no da cáncer

Durante mis años en la Universidad, hace ya 20 años (aish!), estudiando primero Ingeniería Técnica Forestal y luego Ingeniería de Montes, iba calando en mi –  y creo que en casi todos mis compañeros – un cierto pesimismo sobre la percepción que se tiene del sector forestal. Lo que se nos transmitía, de manera más o menos explícita, era que los forestales realizamos una función importantísima que es desconocida o directamente despreciada por la mayor parte de la sociedad. Y como ejemplo se solía citar las repoblaciones forestales, que (con sus errores, claro está) tanto han contribuído a mejorar las condiciones de numerosos montes y cuencas españoles (y tantos jornales generaron), y que aún se ven como una especie de complot ingeniero-franquista de oscuros intereses.

En esa época, la actitud de algunos grupos ecologistas desde luego no ayudaba. Recuerdo, por ejemplo, una campaña bastante dura – creo que de Greenpeace, pero puede que me falle la memoria – en el que se acusaba a los profesores de selvicultura de las Universidades españolas de fomentar y defender las cortas a hecho, cuando lo cierto es que se nos enseñaban como una técnica selvícola más, explicando de manera bastante transparente sus pros y sus contras. En definitiva, que ese victimismo parecía justificado, y junto con una cierta nostalgia de los tiempos pasados, creo que ha contribuido a formar toda una generación de forestales convencidos de no ser comprendidos por la sociedad.

Si, está imagen está reciclada de otra entrada. Pero viene tan al caso…

Pero como decía, de todo eso han pasado ya casi 20 años. Y el mundo ha cambiado desde entonces. ¡Vaya si ha cambiado! Sobre todo ha cambiado la manera en la que nos comunicamos. A diferencia de hace 20 o 30 años, ahora todos tenemos un altavoz, más o menos modesto, pero desde el que podemos trasladar el mensaje que queramos. Como este blog, por ejemplo. O una cuenta en una red social. De hecho ya he hablado en varias ocasiones, tanto por aquí, como en medio escritos o mesas redondas, de la conveniencia, de la necesidad, de que todo aquel que se vea con ganas de contar cosas, lo haga.

Pero como decía el tío de Spiderman, un gran poder conlleva una gran responsabilidad. Y ya no podemos tirar balones fuera, porque ahora la imagen que deje lo forestal dependerá en buena medida de la que transmitamos nosotros mismos como colectivo, no tanto de la que proyecten terceros. Y, no se si fruto de ese “victimismo” que he explicado más arriba, creo que a veces caemos en la comunicación a la contra, más preocupados de defendernos de los supuestos ataques que en argumentar nuestra postura, y perdiendo además la oportunidad de ir de la mano de organizaciones que, en el fondo, no dicen cosas tan distintas de las que nosotros queremos decir.

Forestal indignado. Los Simpson ya lo predijeron

Y lo peor es que, demasiado a menudo, por el camino descuidamos las formas. Que sí, soy plenamente consciente de que discutir con alguien que cree saberlo todo puede ser desesperante, sobre todo por redes, pero ¿realmente pensamos que sirve de algo ridiculizar o descalificar al otro? Decirles, por ejemplo, a los conservacionistas que son unos fanáticos con intereses ocultos, a los ecologistas que son unos indocumentados, a los investigadores que lo unico que hacen es medrar y vivir del cuento de los papers, a los ambientalistas que no deberían gestionar el medio natural porque no están formados para ello, y a los ciudadanos que consideran los pinos como exóticos que son unos ignorantes, y que antes de escribir deberían estudiar… ¿qué efecto creemos que tiene sobre nuestro interlocutor, y sobre todo aquel que nos esté leyendo? ¿Qué imagen da del sector forestal? Porque luego  nos llevamos las manos a la cabeza cuando los medios de comunicación prefieren llamar a alguien de Greenpeace u otra ONG que a un Ingeniero de Montes para hablar de temas forestales, o cuando por redes vemos mensajes como este:

Como decía, soy consciente de que a veces es fácil perder la calma, sobre todo cuando se tiene (o se cree tener) razón, y desde el otro lado no están por la labor de mantener un debate serio (o se cree que no lo están). Hay estudios que muestran que es dificilísimo hacer cambiar a alguien de opinión, aunque se le muestren las evidencias. Pero algo debemos estar haciendo mal cuando generamos la imagen que se explica en el tuit de arriba. ¿O acaso son todos los demás los que conducen en dirección contraria?

Por eso, creo que nos haría bien a todos reflexionar sobre cuál es realmente nuestro objetivo: ¿ganar una discusión en twitter o cambiar la percepción del público sobre el sector forestal? Parafraseando a Plait, ¿queremos marcar un gol o ganar el partido? Como ya explicaba en mi artículo reciente en la revista Montes, no creo que estemos aquí para ganar una batalla dialéctica contra nadie ni para tomar prisioneros, sino para hacer valer nuestros argumentos con hechos, con evidencias. Por eso, antes de dejar un comentario en un blog, de contestar a alguien en twitter, de levantar la mano en una charla, o de publicar una nota de prensa, debemos preguntarnos: ¿contribuye en algo a conseguir nuestro objetivo? ¿va a ayudar a ganar el partido? ¿O simplemente  nos va a hacer sentir mejor a nosotros mismos?

Y siguiendo con el discurso de Plait, sobre todo, sobre todo, no faltemos al respeto a nuestros interlocutores.  Hace unos años dedicaba una entrada homenaje a Carl Sagan,  y defendía que parte de su enorme éxito se debía a que defendía, y practicaba, un escepticismo amable. Y creo que hace más falta que nunca un ejército de forestales amables, que transmita en positivo, con empatía, poniéndose en el lugar del otro. Porque si no, lo único que conseguiremos es transmitir una imagen agria y antipática del sector forestal. Y sinceramente, creo que no nos lo podemos permitir. No vamos sobrados de buena imagen.

Resultado de imagen de too smile happy very many people
Grupo de forestales, convencido tras leer esta entrada, corre a difundir la buena nueva.

Congresos científicos y Twitter (IV): Un análisis de #SIBECOL2019

La semana pasada, del 4 al 7 de febrero, se celebró en Barcelona la primera edición del congreso del SIBECOL, la Sociedad Ibérica de Ecología, que aúna varias sociedades ecológicas ibéricas, tanto españolas como portuguesas. Como decía, era la primera edición, ya que la sociedad en sí se constituyó hace apenas unos meses, y funcionó también como el congreso bianual de la AEET.
Siendo en Barcelona, hubiera sido un pecado perdérselo, y además el primer día organizaba un workshop junto a Víctor Granda y el jueves participaba cómo autor en dos presentaciones. Entre eso, el interés de las charlas, y los amigos que sabía que asistirían, al final acabé yendo cada uno de los cuatro días. La actividad fue frenética, con hasta 10 sesiones paralelas, y la actividad en redes sociales no lo fue menos. Así que por no perder las tradiciones, asquí os traigo el análisis de lo que dio de si el congreso en Twitter, donde se podía seguir con la etiqueta #SIBECOL2019. Tengo que reconocer que estuve a punto de no hacer esta entrada, ya que Francisco Rodriguez-Sánchez montó esta gran app donde se recogían las principales estadísticas en tiempo real, pero por petición popular – al menos de unos cuantos, que querían ver el análisis de redes que he hechi en otros congresos anteriores (ICOPFIRES; AEET-MEDECOS; 7CFE) – al final me he animado. ¡Espero que os guste! Como hago siempre, al César lo que es del César. El código que uso para generar estos análisis lo he adaptado de diversas fuentes, en concreto esta, esta y esta. Y agradecimiento especial a Francisco Rodriguez por la app y por pasarme los tweets con el hashtag #SIBECOL2019. Finalmente, el código RMarkdown usado para generar esta entrada están disponibles aquí. Dicho esto, al lío. El congreso generó un total de 2913 tweets e 691 usuarios, de los que 857 fueron tweets originales (es decir, excluyendo retuits). Destaca que estas tres cifras son sensiblemente mayores que las que obtuvimos el último congreso de la AEET-MEDECOS, y similar al que obtuvimos, por ejemplo, en el pasado Congreso Forestal Español.

Actividad durante la semana

Como la API permite importar la fecha y hora del tuit, podemos ver en qué momentos se produjo más actividad, y se ve claramente cómo la actividad se disparó durante los cuatro días que duró el congreso, aunque ya el domingo previo se aprecia un aumento de la actividad (muchos tuitearon que se estaban desplazando a Barcelona). En otros análisis anteriores se veía cómo el ratio entre retweets y tweets originales es más alto por las tardes, veamos si esto también ocurrió en SIBECOL: Tal y como esperábamos, el ratio retweets/tweets originales es más alto por la tarde (muchos aprovechan la tarde/noche para repasar lo que se ha dicho durante el día y retuitar lo más interesante), aunque lo curioso es que la tendencia parece menor que en congresos anteriores, sin que me atreva a adivinar la causa. Además, los momentos con mayor proporción de tuits originales fueron por la mañana de martes y miércoles, durante las charlas plenarias. Aparte de la mayor expectación que despiertan estas charlas por la calidad de los ponentes, también es el único momento en el congreso en el que sólo una persona habla, y el resto éramos espectadores. De entre los 2913 tuits con la etiqueta #SIBECOL2019 que se generaron durante la semana pasada, estos fueron los 3 más retuiteados: Y estos los 3 más marcados como favoritos: