¿Cuáles son los países más boscosos del mundo? ¿Y los menos?

Ayer por la tarde estuve visitando la flamante (por nueva y por bonita) biblioteca pública de Solsona. Aunque los fondos aún son escasos y hay estanterías que aparecen medio vacías, pude comprobar con alegría que tienen una buena sección de ciencia, y una estantería dedicada en exclusiva a los bosques. Me llevé para casa el

Principia Kids: una razón más para querer a Principia

Supongo que no os digo nada nuevo si confieso que últimamente tengo el blog abandonado. La principal razón es una preciosa niñita de 6 meses con una pasmosa habilidad para devorar tiempo libre. Pero también es verdad que el poco tiempo que he podido sacar para escribir lo he estado dedicando a Principia. Muchos ya

El nuevo reto de Principia Magazine: #Seamos500!

Hace unos meses os anunciaba que comenzaba a colaborar con Principia, un nuevo proyecto de divulgación pensado para todos los públicos. Desde principios de año, Principia ha ido publicando en su web multitud de artículos, cubriendo todos los temas: ciencia, arte, cultura… todo junto y revuelto, porque en Principia no creemos en la existencia de

El cambio climático y los trabajos forestales: el deshielo

En la mayor parte de los bosques boreales, los aprovechamientos forestales se llevan a cabo en invierno. Los motivos son varios: por un lado, como el suelo está helado se puede acceder con maquinaria a zonas que durante el verano están encharcadas (zonas pantanosas, turberas), las cuales no son nada raras en este tipo de

La gestión de los pies menores o la manta demasiado corta

Uno de los fenómenos más estudiados y aceptados en la ecología del fuego es la llamada ‘paradoja de la extinción‘, cuyo ejemplo más típico suele ser el de la costa oeste de Norteamérica. Históricamente, antes de la llegada de los europeos a las sierras californianas, había incendios cada pocos años, pero eran de baja intensidad:

Más sobre la palma de cera del Quindío

Hace unos meses, al poco de volver de Colombia, os contaba la historia de la impresionante palma de cera del Quindío (Ceroxylon quindiuense), el árbol nacional de Colombia. Una palmera que alcanza hasta 60 metros de altura y que vive en los valles andinos del Eje central, a casi 3.000 m de altitud. Una curiosidad