Pero mira cómo bajan los troncos por el río

Mucho me temo que lo primero que tengo que hacer, antes de entrar en faena, es perdir perdón por el título de esta entrada y el mal chiste que supone, pero que queréis que os diga, en estas fechas a uno le invade el espíritu navideño y se viene arriba. Una vez aclarado este punto,